"Decisiones con Responsabilidad."

"Un gran cambio en mi vida se dio en mi actitud. A raíz de mi nueva relación con Dios ahora tengo la seguridad y el dominio propio que no tenía."

por Noé
(Instituto Tecnológico de Querétaro)

Hola!, hay algo interesante que me gustaría que escucharas...

Las cosas que suceden en diversas etapas de nuestras vidas nos pueden desequilibrar en nuestro sentir y pensar y hasta en nuestro actuar. Sin duda yo he experimentado sensaciones que me han llevado a cometer un sin fin de errores, ¿acaso no nos sentimos así a veces?

Algunos grandes errores de mi vida los tengo ahora en el pasado, y es padre cuando puedes decir que están en un "pasado". Las actitudes y decisiones mal tomadas nos llevan generalmente a un problema. Muchas de mis actitudes me llevaron a problemas, las malas decisiones me conducían a problemas aún mas grandes. Un ejemplo de esto era mi pensar que el reventón, la popularidad con tus amigos y darle tiempo a cosas como estas, era más importante que darle tiempo a las responsabilidades de mi edad.

Muchas veces, por irme "de reven", me desvelaba, por lo que al día siguiente me daba flojera todo lo que tuviera que ver con la escuela, sacaba malas notas, y mi familia no estaba contenta conmigo.

Desvelada - Flojera - Malas - Notas - Descontento - Familiar

Todo esto se puede traducir en DESASTRE.

Siempre sentí una necesidad de seguridad en mí mismo, de control y de dominio propio, es decir, ganas de "enderezar el barco", sabía lo mal que estaba haciendo, no solo a mí, sino a los de mi alrededor. Pero no sabía cómo cambiar...

Un día un compañero me invitó a una reunión de Vida Estudiantil. Me gustó lo que vi: buenos amigos, buen ambiente, un poco de "reven", pero de alguna manera "diferente". ¿Qué era lo diferente? Que aquí hablaban de Dios. Yo no había encontrado muchos compañeros con los que platicar de EL, y tenía algunas preguntas a las que quería respuesta. Las reuniones me gustaron y continué asistiendo a ellas.

Un día en la escuela uno de los chavos que conocía de Vida Estudiantil se me acercó y me comentó que él sabía lo que Dios quería para nosotros. Después de platicar un poco de las clases y esas cosas nos dio calor, era un día soleado, y nos sentamos en unas bancas a la sombra de uno de los edificios de la escuela. Me acompañaba uno de mis amigos, así es que me sentía muy en confianza. Entonces el chavo de VE nos compartió un pequeño folleto que sacó de su mochila, se llamaba "Las Cuatro Leyes Espirituales". Lo empezamos a leer y conforme avanzábamos en él todo se mostraba más claro, mis dudas acerca de Dios se estaban aclarando. Algo que me pareció muy interesante es que nos dijo que Dios es quien podía darme seguridad, control y dominio (lo que me faltaba y quería).

Casi al final de este folleto hablaba de hacer una oración para invitar a Jesús en mi vida. Yo me mostré un poco incrédulo que del simple hecho de invitar a Jesús a mi vida éste me otorgaría los grandes beneficios de que habíamos hablado. Pero entonces pensé "bueno, no tengo nada que perder" y lo hice, no me llevó más de 20 segundos. Nos despedimos y el chavo me dió un libro de regalo y una invitación para seguir reuniéndome con él.

El resto de ese día transcurrió normalmente. Continué asistiendo a las reuniones de Vida Estudiantil, donde seguí aprendiendo más acerca de Dios, y empezé a desarrollar relaciones sólidas con otros y a formar buenos amigos.

Un gran cambio en mi vida se dio en mi actitud. A raíz de mi nueva relación con Dios ahora tengo la seguridad y el dominio propio que no tenía. Yo sé que no hice nada para causar este cambio, sé sólo pudo haber sido DIOS. Ahora, aunque sigo tomando mis propias decisiones, he aprendido que tomar tus propias decisiones implica tus propias responsabilidades. Creo que tomo decisiones más sabias, y ya no actúo como un "borrego" más. Soy más responsable y ha mejorado mi desempeño en la escuela. Por ello, también ha mejorado mi relación con mi familia. Ahora, me emociona pensar en el futuro.

Tiempo con Dios - Seguridad - Dominio Propio - Buen Desempeño Escolar - Buenas Notas - Mejor relación con mi Familia

Un tiempo después leí en la Biblia algo que me ayudó a ver todo esto más claramente:

"DIOS NO NOS HA DADO UN ESPÍRITU DE COBARDÍA, SINO DE PODER, DE AMOR Y DE DOMINIO PROPIO" 2 TIMOTEO 1:7

Lo que siempre busqué, ahora lo encuentro, no tuve que pagar por ello, ya Dios me lo dió...



© CadaEstudiante.com