×
BUSCAR
CadaEstudiante.com
Un Lugar Seguro para Explorar
 Inquietudes acerca de la Vida y Dios
Preguntas

Jesús y el Islam

Aquí hay seis preguntas que los seguidores del Islam, y otros, frecuentemente hacen acerca de Jesús

WhatsApp Share Facebook Share Twitter Share Share by Email More PDF

Por Cadaestudiante.com

Esta será una presentación muy respetuosa con todo aquel que quiera conocer acerca de Jesús. No retaremos nadie y no criticaremos a ninguna religión, de ninguna manera. Aquí hay seis preguntas contestadas en este artículo:

  1. ¿La Biblia ha sido modificada con respecto a su original?
  2. ¿Dios dice que una religión reemplazará a otra? ¿El judaísmo, luego el cristianismo, luego el islam?
  3. ¿No es blasfemia suponer que Dios tiene un Hijo?
  4. ¿Murió Jesús en una cruz?
  5. ¿Dios estuvo muerto por 3 días?
  6. ¿Por qué no ver a Jesús como un profeta?

1. ¿La Biblia es la palabra de Dios? ¿o ha sido modificada o corrompida a lo largo del tiempo?

A modo de introducción aquí algunas afirmaciones encontradas en la Biblia: “Les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni una letra ni una tilde de la ley desaparecerán hasta que todo se haya cumplido”1.

La palabra de Dios no desaparecerá. Todo en ella se cumplirá en su totalidad hasta el final. De nuevo afirma, “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán”2.

También, “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia”3. Toda la escritura es inspirada por Dios.

Y, “La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”4.

Necesitamos preguntarnos, ¿Dios es capaz de proteger su palabra? ¿Es capaz de cumplir estas afirmaciones, de que su palabra nunca desaparecerá y que nunca quedará sin cumplir?”

¿Es Dios capaz? Sí, por supuesto. Esta es la palabra de Dios para todas las personas. ¿Acusamos a Dios al decir que no fue capaz de proteger su palabra y evitar que sufriera cambios?

Nada ha sido modificado, eso es solo un rumor.

El Corán no dice que la Biblia haya sido modificada, sino todo lo contrario, honra a la Torá y a la Biblia. Menciona la Torá y el “Zabur” (el Antiguo Testamento y los Salmos) y el “Injil” (el Nuevo Testamento) muchas veces.

Cuando el Islam comenzó en el siglo VII, 600 años después de Cristo, la biblia era aceptada como verdad.

Entonces quizá te preguntes, ¿ha cambiado la biblia desde el siglo VII? No. Todo lo que hay que hacer es comparar la Biblia de hoy con una escrita hace mucho tiempo.

Podemos encontrar Biblias completas, desde el año 300 d.C, cientos de años antes que el Corán. Podemos encontrar una en el Museo de Londres, en el Vaticano y en muchos otros lugares. Si comparas la biblia de hoy con las biblias del 300 d.C., la Biblia que tenemos hoy es la misma de entonces.

¿Sabías que en la actualidad existen cerca de 25,000 copias manuscritas de porciones del Nuevo Testamento? Cuando los historiadores compararon estos manuscritos, llegaron a la conclusión de que el Nuevo Testamento que tenemos hoy en día, es por lo menos 99.5% igual al original. No hay cambios.

(Las diferencias del 0.5% se refieren a la ortografía, no a un cambio de significado).

De igual forma, quizá estés familiarizado con los hallazgos arqueológicos más recientes de los Rollos del Mar Muerto. Estos fueron encontrados en las cuevas de Qumran, justo en la esquina noroeste del Mar Muerto.

Los investigadores han comparado la Biblia que tenemos hoy en día con la que encontraron, y siguen siendo muy similares, casi 100% idénticas.

No dejes que nadie te diga que el Nuevo Testamento o la Biblia han sido modificados desde su redacción original. Eso simplemente no es históricamente correcto,

La biblia no ha sido cambiada.

De acuerdo, pero ¿qué pasa con tener cuatro evangelios? ¿No son escrituras diferentes entre sí?

Sí, hay cuatro evangelios en el Nuevo Testamento: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. En realidad, estos ayudan a demostrar que la Biblia nunca ha sido falsificada. Son cuatro testigos, cuatro relatos de la vida de Jesús, de lo que dijo y lo que hizo.

Imagina que una o dos, o digamos cuatro personas fueron testigos de un accidente de coche en la esquina de una calle, y a cada uno se le pidiera escribir su relato, su testimonio del accidente para la corte. ¿Crees que cada uno de ellos daría exactamente la misma descripción, exactamente el mismo testimonio, palabra por palabra? Por supuesto que no. Cada uno escribiría desde su propia perspectiva lo que vio. Y eso es lo que ocurrió cuando cada uno de estos testigos escribió su relato sobre Jesús, como sus testigos oculares.

Por siglos, el sistema judicial ha contado con testigos. Y, en asuntos muy importantes, no puede ser la palabra de una persona contra otra. A menudo, se necesita más de un testigo. Aquí hay una declaración en el Nuevo Testamento citando el Antiguo Testamento, “Esta será la tercera vez que los visito. ‘Todo asunto se resolverá mediante el testimonio de dos o tres testigos’”5.

No hay solamente cuatro testigos de Jesús que escribieron los evangelios, sino que hay muchos más. Santiago, Pablo, Judas, Pedro y otros escribieron el resto de los libros del Nuevo Testamento.

Juan dijo, “[nosotros escribimos] lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos tocado con las manos”6. Fueron testigos oculares de Jesús, así que escribieron lo que vieron.

¿Qué hay sobre todos los idiomas en los que está escrita la Biblia? ¿Qué hay de todas las traducciones?

La Biblia fue escrita en hebreo y en griego. Cualquier biblia, no importa en qué año fue impresa, es siempre una traducción de los idiomas originales debreo y griego. (Las biblias nunca se traducen de inglés a inglés, por ejemplo. Siempre parten del texto original).

Hay algunas biblias que no son traducciones, sino paráfrasis, y se identifican como tal. Sin embargo, las traducciones, son solo eso, traducir lo que el texto original hebreo y griego establece.

Los escritos en hebreo y griego de la biblia han sido traducidos a miles de idiomas. ¿Por qué? Porque Dios quiere que cada persona en el mundo conozca las buenas nuevas de salvación.

Y la biblia no es difícil de traducir. Hay porciones de la Biblia que son poéticas (los Proverbios, el Cantar de los Cantares, los salmos). Pero el corazón de la Biblia es un lenguaje muy sencillo que trata de nuestra vida cotidiana. No es difícil de traducir. El hecho de que la Biblia sea un relato directo y sencillo, es otra razón para confiar en ella.

Aquí una historia real.

“Mi hijo me llamó un día. Él estaba en otro país, en medio de una gran autopista, en un accidente de coche. Su coche fue arrollado por otro, y salió volcado 180 grados, aterrizando en medio de la autopista, en la dirección contraria.

Me dijo: ‘Papá, estoy bien, ¿pero qué hago ahora?’

Él estaba en problemas y necesitaba ayuda. Bueno, ¿crees que era el momento indicado para enviarle un mensaje poético? ¿Un poema que haya memorizado? No.

Era el momento de decir simplemente: ‘John, esto es lo que tienes que hacer. Estás en graves problemas y aquí tienes cómo salir de ellos’. Y ese es realmente el corazón de la Biblia. La humanidad está en problemas, va camino al infierno, porque todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios. Necesitamos un mensaje sencillo de salvación. La biblia nos dice cómo podemos ser perdonados, cómo podemos tener una relación cercana con Dios a partir de ahora y que dura toda la eternidad. Es un mensaje que cambia nuestras vidas.

2. ¿Dios dice que una religión reemplazará a otra?

¿Dios pretende que empecemos con el judaísmo, luego cambiemos al cristianismo y después al Islam?

No. Dios ha sido constante. Nunca ha estado interesado en construir una religión.

Comenzando con Abraham, Dios ha sido claro al revelarse a nosotros para que pudiéramos estar en una relación con él. Una relación, no una religión, es el principal propósito de Dios al crearnos.

Veamos el principio, con Adán y Eva. Ellos tenían comunicación directa con Dios, y todas sus necesidades fueron satisfechas.

Entonces Satanás se les apareció a Adán y a Eva como una serpiente, y los tentó. Desafortunadamente, ellos escogieron creerle y desobedecieron lo que Dios les dijo. Como resultado, Adán y Eva perdieron su relación con Dios.

¿Pero sabes lo que Dios le dijo inmediatamente a Satanás? Dios le dijo que el hijo de la mujer sería enemigo de Satanás. Dijo que Satanás tendría una victoria parcial, hiriendo el talón del hijo. Pero el hijo daría el golpe final, aplastando la cabeza de Satanás.

Así dice:

“Y el Señor Dios dijo a la serpiente: ‘Por cuanto has hecho esto, maldita serás más que todos los animales, y más que todas las bestias del campo.Sobre tu vientre andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; Él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el talón’”7.

Satanás tendrá una victoria de corta duración, golpeando el talón de la descendencia de la mujer.

A través de la historia, ¿quién es el único hombre nacido de una mujer y no de un hombre y una mujer? Jesús, el hijo de María, ¿cierto?

Satanás heriría el talón de la descendencia de una mujer, pero la descendencia golpearía la cabeza de Satanás. Y la única manera de matar a una serpiente es golpeando su cabeza.

¿Qué significa esto? Hay solo una explicación.

Satanás dio un golpe a Jesús en la cruz, cuando sus pies y sus manos fueron clavados. Pero Jesús dio un golpe aplastante a Satanás. En la cruz, Él venció a Satanás. Jesús pagó por los pecados de toda la humanidad, ofreciéndoles a todos el perdón y la forma de volver a tener una relación con Dios.

El profeta Isaías escribió acerca de esta descendencia:

“No tiene aspecto hermoso ni majestad para que lo miremos, ni apariencia para que lo deseemos. Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción.

Y como uno de quien los hombres esconden el rostro, fue despreciado, y no lo estimamos.

Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades, Y cargó con nuestros dolores. Con todo, nosotros lo tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido.

Pero Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y por Sus heridas hemos sido sanados.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre Él La iniquidad de todos nosotros”8.

¿De quién estaba hablando el profeta Isaías? Es muy claro. Él estaba hablando de Jesús. ¿Y cuándo fue escrito? Más de 700 años antes de Cristo.

Desde el comienzo, a través de cientos de años, Dios siempre dijo que Jesús vendría y moriría, tal y como leemos en Isaías. ¿Qué pensarías de Dios si, en el último momento, cambiara de opinión? ¿Qué pasaría si, después de miles de años prometiendo a Jesús, Dios cambiara de opinión e impidiera que Jesús muriera por nosotros? Dios no cambia de opinión.

3. ¿No es blasfemia sugerir que Dios tenga un Hijo?

Dios es espíritu, y Jesús es solo Hijo de Dios en un sentido espiritual, no en un sentido físico.

Si alguien dice: “tú eres el hijo de los Cedros”, significa que esa persona es del Líbano. O, si es de Egipto, “eres hijo del Nilo”. Decir que Jesús es el Hijo de Dios, significa que Jesús es de Dios. Es como un título. Cuando el ángel se le apareció a María, le dijo: “el santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios”. Un título. Los cristianos no creen que Dios haya tenido ninguna relación sexual con ninguna mujer.

Isaías dijo: “Porque un Niño nos ha nacido, un Hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre Sus hombros. Y se llamará Su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz”9.

Él es Dios, quien se hizo hombre, a través de María. Él es Dios e Hijo al mismo tiempo, nacido de la virgen María.

¿Por qué crees que Dios permitió que Jesús naciera de la virgen María?

Nacer de una mujer, y no de un hombre y mujer, significa que no tomó la naturaleza pecaminosa de Adán y Eva. Cuando Adán y Eva cayeron en el pecado, transmitieron la naturaleza pecaminosa de una generación a otra, a través de sus propios hijos, hasta nosotros.

Todos nacemos como pecadores, con una tendencia a hacer las cosas a nuestra manera, en lugar de a la manera de Dios. Todos pecamos, por eso el profeta David exclamó: “con el pecado me concibió mi madre”. Todos nacimos con el pecado. Vivimos como personas pecadoras y todos necesitamos un redentor.

Pero para que Jesús nos redimiera, necesitaba tener una naturaleza diferente. Necesitaba ser del espíritu de Dios, del Espíritu Santo, sin ninguna pecaminosidad. Isaías dijo: “no se halló engaño en él”. Ningún pecado en él.

En la escritura, Dios tomó la forma de una zarza ardiente cuando se reveló a Moisés. Adoptó la voz del cielo cuando habló con Abraham. ¿Quién puede decir que Dios no puede tomar la forma de hombre para revelarse a nosotros?

4. ¿Murió Jesús en la cruz o no?

¿Cómo probó Dios a Abraham? Le pidió a Abraham que pusiera a su hijo en un altar. Mientras subían al monte, el hijo le preguntó: “¿Dónde está la ofrenda?” Abraham respondió: “Dios se encargará de ello, Él proveerá la ofrenda”. Y Dios proveyó un cordero, el cual Abraham sacrificó a Dios.

Mira el mensaje consistente que Dios nos da.

Dios libra, salva al hijo de Abraham reemplazandolo con un cordero.

Después, en Éxodos, vemos nuevamente la importancia de un cordero. En Éxodo, Dios avisa a su pueblo en Egipto que va a herir a los egipcios. Si los que creen en Dios ponen la sangre de un cordero en el marco de su puerta, Dios haría que el ángel de la muerte pasara de largo, salvándolos de la muerte. Una nación de creyentes fue salvada por un cordero.

Luego, vemos el cordero de nuevo en Levítico. Cada año, el sacerdote debía tomar un cordero de la ciudad y sacrificarlo por los pecados de aquellos que creían en Dios. Cada año, un pueblo se salvaba de nuevo por un cordero.

Y luego escuchamos a Juan el Bautista dirigiéndose a la multitud, diciendo esto acerca de Jesús: “¡Aquí tienen al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!”10 Un cordero que salvará al mundo entero, para todos los que crean en Él.

¿Qué hubiera pasado si Abraham no hubiera escuchado la voz de Dios, o no hubiera creído que Dios le estaba hablando? Es cierto, ¡su hijo hubiera muerto!

¿Qué hubiera pasado si las personas no le hubieran creído a Dios y no hubieran puesto la sangre del cordero en el marco de sus puertas?

Hace unos 2000 años, Jesús, el Cordero de Dios, colgó de una cruz y dio su vida por ti. Se nos dice claramente, “Dios muestra su amor por nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”11.

Y si dices, “No, no lo crucificaron, no lo mataron”. Este Cordero de Dios fue sacrificado para pagar por nuestros pecados, y el pecado de todo el mundo. ¿Qué pasa si dices que no lo mataron, que este Cordero de Dios no murió por tu pecado y tu perdón?

5. Si Jesús murió en la cruz, y fue sepultado por tres días, ¿significa que Dios estuvo muerto por tres días?

Es una buena pregunta. Una ilustración ayudará a responderla.

Digamos que tenemos un jarrón, no tiene flores ni agua, simplemente está lleno de aire. ¿Cuál es la diferencia entre el aire fuera del jarrón y el aire dentro del mismo? El aire dentro del jarrón tiene forma, ¿verdad? Es el mismo aire en composición, pero al estar dentro del jarrón tiene forma.

Si tomamos ese jarrón y lo estrellamos contra la pared, ¿qué pasa con el aire que hay en su interior? ¿Se muere? No, el aire no puede morir. El jarrón puede estar en miles de pedazos, pero al aire no le pasa nada, con la excepción de que pierde su forma.

Cuando Jesús murió en la cruz, su cuerpo murió, pero el Espíritu de Jesús, el Espíritu de Dios nunca murió. Dios tomó la forma de hombre, en Jesús. Tomó la forma de hombre, pero Jesús nunca fue solo un hombre.

En la cruz, Jesús pagó por nuestro pecado y eliminó la barrera que nos separaba de Dios. Por su muerte, podemos tener paz con Dios. Aunque éramos culpables, la justicia de Dios fue plenamente satisfecha por Jesús, el Cordero de Dios que sufrió por nosotros. Y el amor de Dios se expresó plenamente en que Jesús entregó voluntariamente su vida por nosotros.

Puedes decir, “Esto no es justo”. Y tienes razón. No merecemos que Jesús muriera por nosotros. Pero esta fue la solución de Dios para nosotros. ¿Acaso le decimos a Dios cómo debe ser?

Jesús pagó nuestra pena de muerte, pare que no tuviéramos que morir por nuestros pecados. Él quiere que tengamos una relación con él, que conozcamos su amor y tengamos vida eterna.

Una historia más. Una historia real que te ayudará a entender lo que Jesús hizo por nosotros.

Había un juez justo que no aceptaba sobornos. Era justo, honesto. Una mujer fue atrapada y llevada ante él. La pena que podría tener que pagar era la cadena perpetua o una enorme suma de dinero que no tenía.

El juez le preguntó, “¿culpable o inocente?”.
Y la mujer clamó, “su señoría, no puedo pagar la sentencia, no puedo pagar el dinero. Por favor, tenga piedad de mí”.
El juez dijo, “le estoy preguntando, ‘¿es usted culpable o inocente?’ ¿lo confiesa?”
Finalmente la mujer dijo: “Su señoría, sí, soy culpable”.
Y el juez dijo: “Entonces pagará el precio. Cadena perpetua o la suma de dinero”. Y cerró el caso.

Empezó a gritar y a lamentarse, y la sacaron de la sala a la cárcel. El juez se quitó la toga y salió del tribunal. Luego se dirigió a la tesorería. Y allí mismo, en la tesorería, pagó todo el dinero que tenía y pagó el rescate por esa chica. ¿Por qué? Porque amaba mucho a la chica. Ella era su hija. Y él mismo redimió a su hija, con todo lo que tenía.

Cuando el juez se quitó la túnica, se volvió como cualquier otro hombre. Y eso es exactamente lo que hizo Jesús. Dejó el cielo, se quitó el manto de gloria y se hizo como cualquier otro hombre. Y murió por nosotros, para que nuestros pecados ya no nos condenaran y no estuviéramos eternamente separados de Dios.

Todos los profetas dijeron que Jesús vendría y moriría por todos los pecados del mundo. Jesús es la única esperanza de vida eterna para la humanidad.

Al principio, con Adán y Eva, Dios le dijo a Satanás que un hijo de mujer aplastaría la cabeza de Satanás y la humanidad sería redimida. La muerte y resurrección de Jesús venció el poder de Satanás. Jesús venció el pecado, la muerte y nuestra separación de Dios... dando un golpe demoledor a Satanás.

6. ¿Por qué no ver a Jesús como un profeta?

Solo hay un Dios. Estas son las verdades que conocemos de Él.

Dios es eterno: siempre ha existido, existe ahora y siempre existirá.
Dios es santo: sin falla, es perfecto.
Dios está presente: en todo lugar, todo el tiempo.
Dios es poderoso: su poder no tiene límites.
Dios es omnisciente: tiene pleno conocimiento de todo, siempre.
Dios es creador: nada existe que no haya sido creado por Él.

Solo hay un Dios, y todo lo anterior es cierto de Él. Lo sabemos porque la Escritura revela que esto es verdad. Él ha elegido darse a conocer a la humanidad, revelarnos esto sobre sí mismo.

La escritura también revela que Jesús posee exactamente estas mismas características que Dios, al igual que el Espíritu de Dios. Por ejemplo, É es eterno.

La Escritura dice lo siguiente acerca de Jesús: “Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir”12.

También: Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de Él y para Él”13.

Pero, si solo hay un Dios, ¿cómo podría ser Jesús también Dios?

En la Tierra, vivimos en un mundo tridimensional. Cada persona tiene altura, anchura y profundidad. Dos personas pueden parecerse. Pueden tener intereses similares, ocupaciones similares. Pero una persona no puede ser igual a otra. Son individuos distintos.

Dios, sin embargo, vive sin las limitaciones de un universo tridimensional. Él es espíritu. Y es infinitamente más complejo que nosotros. Por eso Jesús, el Hijo, puede ser diferente del Padre, y al mismo tiempo, el mismo.

La Biblia habla claramente de: Dios Hijo, Dios Padre y Dios Espíritu Santo. Pero también nos dice claramente que sólo hay UN Dios. Si tuviéramos que usar las matemáticas, no sería, 1+1+1=3. Sería 1x1x1=1. Dios es uno.

Cuando Isaías dijo: “Por eso, el Señor mismo les dará una señal: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel”14. Emmanuel literalmente significa “Dios con nosotros”.

Jesús dijo que conocerlo era conocer a Dios, verlo era ver a Dios, creer en Él era creer en Dios.

Para ver más sobre la vida de Jesús y cómo demostró estas afirmaciones, consulta el artículo "Más allá de la fe ciega".

Sin embargo, hay algo más sobre Dios que debes conocer. Él te ama y se preocupa por ti.

Jesús nos dice: “Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa”15.

Jesús nos invita: “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana”16.

All of the struggles to try to do enough for God...Jesus offers us a new freedom. We experience his love, and we have a new motivation to please God. It is not out of fear, but out of joy in knowing him.

Uno de los seguidores de Jesús, Pablo, lo experimentó y comentó:

“Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor”17.

Si quieres entender qué es lo que te ofrece Jesús, consulta "Más allá de la fe ciega".

 TENGO UNA PREGUNTA…
 CÓMO EMPEZAR UNA RELACIÓN CON DIOS…

Notas al pie de página: (1) Mateo 5:18 (2) Mateo 24:35 (3) 2 Timoteo 3:16 (4) Isaías 40:8 (5) 2 Corintios 13:1 (6) 1 Juan 1:1 (7) Génesis 3:14,15 (8) Isaías 53: 1-6 (9) Isaías 9:6 (10) Juan 1:29 (11) Romanos 5:8 (12) Juan 1:2,3 (13) Colosenses 1:15,16 (14) Isaías 7:14 (15) Juan 15:9-11 (16) Mateo 11:28-30 (17) Romanos 8:38,39


COMPARTE ESTA PÁGINA:
WhatsApp Share Facebook Share Twitter Share Share by Email More