Inicio >> ¿Y Jesús? >> Conectando con lo Divino

Conectando con lo Divino

¿Son todas las creencias religiosas y las religiones del mundo lo mismo? Una mirada al Hinduismo, a la Nueva Era, el Islam y el Cristianismo.

Todos queremos pasar por esta vida con un cierto grado de éxito, con la sensación de haberlo hecho bien. Y si algunos creen saber cómo puede ser satisfactoria la vida, incluso tener sentido, al menos vale la pena comprobarlo. ¿Y qué hay de las religiones mayoritarias? ¿Hay algo en ellas que pueda dar un mayor valor y estabilidad a nuestra vida?

El siguiente texto nos ofrece una oportunidad de adentrarnos en los sistemas de creencias mas importantes del mundo... el Hinduismo, la Nueva Era, el Budismo, el Islam y el Cristianismo.* Hay una pequeña descripción de cada uno de ellos, sus rasgos característicos, y qué se puede ganar con cada una de ellos. Después el autor muestra, a consideración del lector, los puntos en los que las enseñanzas de Jesús difieren de las de las diferentes religiones del mundo.

*Cada uno de estos sistemas tiene facciones con diferentes creencias. La descripción que se da aquí se centra en las bases de ese sistema. Otras religiones mayoritarias, como el Judaísmo, también se podrían discutir, pero para abreviar hemos escogido éstas.

Hinduismo

La mayoría de los hindúes veneran a un Ser de la Unidad Esencial (Brahman) a través de múltiples representaciones de dioses y diosas, unas 300,000. Ésas diferentes manifestaciones de dioses y diosas se encarnan en ídolos, templos, gurues, ríos, animales, etc.

Los hindúes, ven su posición en ésta vida como el resultado de sus acciones en vidas pasadas. Si su comportamiento anterior fue malo, pueden experimentar tremendas privaciones en la vida actual. El objetivo de un hindú es liberarse de la ley del karma... de liberarse de las continuas reencarnaciones.

Hay tres maneras distintas de finalizar el ciclo del karma: 1. Ser profundamente devoto de cualquiera de los dioses o diosas hindúes; 2. Desarrollar el conocimiento a través de la meditación de Brahma (unidad)... para comprender que las circunstancias de esta vida no son reales, que la existencia es una ilusión y que solamente Brahma es real; 3. Dedicarse a varias ceremonias religiosas y ritos.

En el hinduismo, se tiene libertad para escoger cómo trabajar hacia la perfección espiritual. Además, el hinduismo da una posible explicación para el mal y el sufrimiento en éste mundo. Según el hinduismo, el sufrimiento que uno experimenta, ya sea estar enfermo, pasar hambre o sufrir un desastre, se debe a nuestras propias malas acciones, normalmente en vidas anteriores. Solamente importa el alma, que un día se liberará del ciclo de reencarnaciones y conseguirá descansar.

Nueva Era

La Nueva Era promueve el desarrollo del poder o divinidad propios de cada persona. Cuando un seguidor de la Nueva Era habla de Dios, éste no habla del Dios trascendente y personal que creó el universo, sino de una consciencia superior dentro de él mismo. Un seguidor de la Nueva Era se ve a si mismo como Dios, el cosmos, el universo. De hecho, todo lo que ve, oye, siente o imagina debe considerarse divino.

Altamente ecléctica, la Nueva Era se presenta como una recopilación de antiguas tradiciones espirituales. Tiene a muchos dioses y diosas, como el Hinduismo. Se considera a la Tierra como la fuente de toda la espiritualidad, y tiene su propia inteligencia, emociones y deidad. Pero por encima de todo está el Ser. El Ser es el que origina y controla todo, es el Dios de todas las cosas. No hay realidad fuera de lo que la persona determina.

La Nueva Era enseña una amplia variedad técnicas místicas y espirituales, metafísicas y físicas, tales como ejercicios de respiración, cánticos, meditación... para desarrollar una conciencia alterada y la divinidad propia de cada persona.

Cualquier cosa negativa que uno experimente (fracasos, tristeza, rabia, egoísmo, dolor) es considerada una ilusión. Los seguidores de la Nueva Era, se creen soberanos sobre toda su vida, nada en su vida está mal, es negativo o doloroso. Finalmente, la persona desarrolla su espiritualidad hasta el grado en que no hay ninguna realidad externa, objetiva. La persona, convirtiéndose en un dios, crea su propia realidad.

Budismo

Los budistas no adoran a varios dioses ni a Dios. La gente que no es Budista habitualmente cree que los budistas adoran a Buda. Sin embargo, Buda (Siddhartha Gautama) nunca proclamó ser divino, pero los budistas lo ven como alguien que alanzó lo que ellos también se esfuerzan por alcanzar, que es la iluminación espiritual y, con ella, la liberación del ciclo continuo de la vida y la muerte. Un budista busca acabar con éstas reencarnaciones. Los budistas creen que los antojos, miedos y engaños de una persona, son los que causan estas reencarnaciones. Por lo tanto, la meta de un budista es purificar su corazón y deshacerse de todas las ansias hacia los deseos sensuales y el apego a uno mismo.

Para alcanzar esto, los budistas deben seguir una lista de principios religiosos y una intensa meditación. Cuando un budista medita no es lo mismo que si rezara o se centrase en un dios, es más como una autodisciplina. Uno puede alcanzar el Nirvana - "la extinción" de la llama del deseo - practicando la meditación.

El budismo proporciona algo que es común en la mayoría de las religiones del mundo: disciplinas, valores y directrices según las cuales una persona puede querer vivir.

Islam

Los musulmanes creen que hay un Dios todopoderoso, llamado Alá, que es infinitamente superior y trascendente a la humanidad. Ven a Alá como el creador del universo y la fuente de todo bien y mal. Todo lo que ocurre es voluntad de Alá. Él es poderoso y también un juez estricto, que será misericordioso hacia sus seguidores dependiendo de sus buenos actos en la vida y de su devoción religiosa. La relación de los seguidores de Alá con su dios es la de ser sus siervos.

Aunque los musulmanes honran a varios profetas, Muhammad es considerado el último profeta, y sus palabras y su estilo de vida son algo a seguir. Para ser musulmán, hay que seguir cinco deberes religiosos: 1. Repetir un credo acerca de Alá y Muhammad; 2. Recitar ciertas plegarias en árabe cinco veces al día; 3. Dar al necesitado; 4. Durante un mes al año, ayunar de comida, bebida, sexo y tabaco desde el amanecer hasta la puesta de sol; 5. Peregrinar una vez en la vida para orar en un santuario de la Meca. Al morir - dependiendo de la fidelidad a estos deberes - un musulmán espera entrar en el Paraíso, un lugar de placer sensual. Sino, será eternamente castigado en el infierno.

Para mucha gente, el Islam coincide con sus expectativas acerca de la religión y dios. El Islam enseña que hay un solo Dios supremo, al que se adora a través de las buenas obras y rituales religiosos disciplinados. Después de la muerte uno es recompensado o castigado de acuerdo con su devoción religiosa.

Cristiandad - la fe en Jesucristo

Los cristianos creen en un Dios que ama, que se ha mostrado a si mismo y que se puede conocer personalmente en esta vida. Con Jesucristo, la persona no se enfoca en rituales religiosos o en hacer buenos actos, sino en disfrutar de una relación con Dios y crecer para conocerle mejor.

Tener fe en Jesucristo, no solamente en sus enseñanzas, es como el cristiano experimenta júbilo y una vida con sentido. En su vida en la tierra, Jesús no se mostró como un profeta ni como un maestro iluminado. Al contrario, Jesús declaró ser Dios en forma humana. Hizo milagros, perdonó a gente de sus pecados y dijo que quienquiera que creyese en él tendría vida eterna. Dijo fases como, "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida."1

Los cristianos consideran la Biblia como el mensaje escrito de Dios para la humanidad. Además de ser un registro histórico de la vida y milagros de Jesús, la Biblia muestra la personalidad de Dios, su amor y su verdad, y como puede uno tener una relación con él.

Sean cuales sean las circunstancias en la vida con las que los cristianos tienen que tratar, pueden dirigirse a un Dios sabio y poderoso que los ama de una forma genuina. Creen que Dios contesta a las plegarias y que la vida cobra sentido mientras viven para honrarlo.

¿Hay alguna diferencia?

Echando un vistazo a estos sistemas de creencia mayoritarios y a sus puntos de vista sobre Dios, encontramos una enorme diversidad.

  • Los hindúes creen en 300,000 dioses.
  • Los budistas dicen que no existe ningún dios.
  • Los seguidores de la Nueva Era creen que ellos mismos son Dios.
  • Los musulmanes creen en un Dios poderoso pero distante.
  • Los cristianos creen en un Dios que ama y cercano.

¿Adoran todas las religiones al mismo Dios? Consideremos eso. La Nueva Era enseña que todo el mundo debería centrarse en una consciencia cósmica, pero eso requeriría que el Islam renunciase a su Dios, que los hindúes renunciaran a sus numerosos dioses y a los budistas a reconocer que hay un Dios.

Las religiones mayoritarias en el mundo (el Hinduismo, la Nueva Era, el Budismo, el Islam y los seguidores de Jesucristo) son todas ellas únicas. Y una de ellas afirma que hay un Dios personal, que nos ama, al que podemos conocer en esta vida. Jesucristo habló de un Dios que nos anima a tener una relación con él y que nos acompaña como un Dios poderoso, tranquilizador, consejero y que nos ama.

En el hinduismo la persona está sola tratando de liberarse del karma. En la Nueva Era, la persona trabaja para su propia divinidad. En el budismo, es un reto individual el liberarse del deseo. Y en el Islam, el individuo sigue leyes religiosas para ganarse el paraíso después de la muerte. En las enseñanzas de Jesús, vemos una relación personal con un Dios personal - una relación que continúa en la siguiente vida.

¿Se puede conectar con Dios en esta vida?

La respuesta es sí. No solamente puedes conectar con Dios, sino que además puedes saber que Él te ama y te acepta.

Muchas religiones del mundo dejan al individuo solo, esforzándose para alcanzar la perfección espiritual. Buda, por ejemplo, nunca se declaró sin pecado. Muhammad también admitió que necesitaba el perdón. "No importa cuán sabios, cuán dotados, no importa lo influyentes que otros profetas, gurús y maestros puedan ser, ellos tenían en mente que eran imperfectos igual que el resto de nosotros."2

Jesucristo, sin embargo, nunca se refirió a ningún pecado personal. En vez de eso, Jesús perdonó a la gente de sus pecados y también quiere perdonarnos nuestros pecados. Todos somos conscientes de nuestros errores, de ésas áreas de nuestras vidas que nosotros mismos desearíamos que no existieran... quizás sea una adicción, mal genio, impurezas, comentarios odiosos. Dios nos ama, pero odia el pecado, y ha dicho que la consecuencia del pecado es alejarnos de conocerle. Jesús, el Hijo de Dios, Dios en forma humana, tomó todos nuestros pecados, sufrió en una cruz, y murió en nuestro lugar. La Biblia dice, "En esto conocemos el amor: en que El puso su vida por nosotros."3

Dios nos ofrece el perdón de todos nuestros pecados porque Jesús murió por nosotros. Eso significa el perdón de nuestros pecados pasados, presentes y futuros. Jesús pagó por ellos. Dios, que creó el universo, nos ama y quiere tener una relación con nosotros. "En esto se manifestó el amor de Dios en nosotros: en que Dios ha enviado a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de El."4

A través de Cristo, Dios nos ofrece libertad real de nuestra culpa y nuestros pecados. No deja nuestros fallos sobre nosotros, con una débil esperanza de ser mejores personas el día de mañana. Con Jesucristo, Dios llegó a la humanidad, dándonos un modo de conocerle. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna."5

Dios quiere que le conozcamos.

Fuimos creados por Dios para vivir relacionándonos con él. Jesús dijo, "el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed [...] y al que viene a mí, de ningún modo lo echaré fuera."6 Jesús llamaba a la gente no solamente para que siguieran sus enseñanzas sino para que le siguieran a él. Dijo, "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida."7 Cuando dice ser la verdad, Cristo va más allá que los profetas y maestros que simplemente decían decir la verdad.8

Jesús se proclamaba como igual a Dios, y hasta dio prueba de ello. Jesús dijo que sería crucificado en una cruz y que tres días después de su muerte, volvería a la vida. No dijo que algún día se reencarnaría en otra vida. (¿Quién podría haber comprobado eso?) Dijo que tres días después de ser enterrado se mostraría vivo ante aquellos que vieron su crucifixión. Ése tercer día, la tumba de Jesús fue hallada vacía y muchas personas testificaron haberlo visto vivo de nuevo. Él nos ofrece ahora su vida eterna.

Es una relación en dos direcciones.

Muchas religiones se centran en los esfuerzos espirituales de la persona. Con Jesucristo es una interacción entre tú y Dios en ambos sentidos. Nos anima a acercarnos a Él. "El SEÑOR está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad."9 Puedes hablar con Dios, que contestará tus plegarias, te dará una mayor paz y gozo, te indicará el camino a seguir, te mostrará su amor y transformará tu vida. Jesús dijo, "yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia."10 Esto no significa que tu vida vaya a ser perfecta y sin problemas. Pero significa que en medio de tu vida, puedes relacionarte con Dios, que esta deseando entrar en tu vida y darte su amor.

No se trata de un compromiso hacia un método de auto-mejora como los Ocho Buenos Caminos o los Cinco Pilares, o la meditación, o las buenas obras o hasta los Diez Mandamientos. Ésos parecen caminos claros, fáciles de seguir y bien definidos hacia la espiritualidad. Pero se convierten en un esfuerzo muy pesado, tratando de alcanzar la perfección, cuando la conexión con Dios sigue siendo distante. Nuestra esperanza no está en seguir unas normas o unos estándares, sino en conocer a un Salvador que nos acepta por nuestra fe en él y su sacrificio por nosotros. No nos ganamos nuestro sitio en el cielo por nuestros esfuerzos religiosos o buenas obras. El Cielo es un regalo para nosotros, cuando empezamos una relación con Jesucristo.

¿Te gustaría ser totalmente perdonado y conocer el amor que Dios tiene hacia ti?

Empezando una relación con Dios.

Puedes empezar una relación con Dios ahora mismo. Es tan fácil como pedirle a Dios su perdón de tus pecados e invitarle a entrar en tu vida. Jesús dijo, "He aquí, yo estoy a la puerta [de tu corazón] y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él"11 ¿Te gustaría empezar una relación con el Dios que te creó y que te ama profundamente? Puedes hacerlo ahora mismo, si lo deseas de corazón:"Dios, te pido que me perdones y te invito a entrar en mi corazón ahora mismo. Gracias Jesús por morir por mis pecados, Gracias por entrar en mi vida como dijiste que harías."

La Biblia nos dice que "Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios12 Si le has pedido a Dios que entre en tu vida sinceramente, ya has empezado una relación personal con él. Es como si acabaras de conocerle, y quiere ayudarte a que lo conozcas mejor, a que conozcas su amor por ti, quiere guiarte con sabiduría en cualquier decisión que debas tomar. El libro de Juan en la Biblia es un buen lugar para aprender más sobre una relación con Dios. Quizás quieras contarle a alguien la decisión que has tomado de pedir a Jesús que entre en tu vida.

En las distintas religiones del mundo uno tiene una relación con enseñanzas, ideas, caminos, rituales. A través de Jesús, una persona puede tener una relación con un Dios poderoso que nos ama. Puedes hablar con él y te guiará en tu vida. No a través de ningún camino ni filosofía. Él te anima a conocerle, experimentar gozo y tener confianza en su amor en retos de tu vida diaria. "Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; y eso somos."13

(1) Juan 8:12
(2) Erwin W. Lutzer, Christ Among Other Gods (Chicago: Moody Press,1994), p. 63
(3) 1 Juan 3:16
(4) 1 Juan 4:9
(5) Juan 3:16
(6) Juan 6:35
(7) Juan 14:6
(8) Lutzer, p. 106
(9) Salmos 145:18
(10) Juan 10:10
(11) Apocalipsis 3:20
(12) Juan 1:12
(13) 1 Juan 3:1